Desarrollando la lectura

Lea para rendir bien en las pruebas

ninos leyendo


Leer ocupa un lugar importantísimo en la vida de su hijo. Si bien la lectura es una actividad divertida, también es vital para triunfar en la escuela. Leer, en particular, es crítico para que los estudiantes se desempeñen bien en las pruebas. Y usted puede ayudar a su niño a mejorar su rendimiento en las pruebas con estas estrategias.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Como padre, usted debería estar al tanto de algunas destrezas para la lectura que son importantes para rendir una prueba. Usted puede alentar y ayudar a su niño en casa. Si su hijo llega a adquirir estas destrezas, es más probable que “lea para triunfar a la hora de las pruebas.”

Fortalezca la comprensión de su niño

Imagínese que leer es como un tren. La comprensión es la locomotora. Sin una buena comprensión, es decir, saber qué es lo que se está leyendo y comprenderlo, su hijo puede cargar el tren y prepararlo para que se mueva, pero no irá a ninguna parte. Elimine la comprensión y leer es simplemente pronunciar palabras. Y estas palabras podrían incluso no tener ningún sentido.

La comprensión es una de las cosas más importantes para lograr un óptimo desempeño en las pruebas. Su hijo no podrá dar una respuesta correcta si no puede leer y comprender completamente la pregunta que se formula.

Ayude a su hijo con estos consejos:

Practique a seguir direcciones escritas. Una de las razones más comunes por la que los chicos fracasan en los exámenes, es que no leen y siguen las direcciones de manera adecuada. Practique cómo hacerlo dándole a su hijo las direcciones escritas para hacer una manualidad sencilla y pídale que las lea y las siga. Déjelo que lea una receta y la siga cuando estén preparando una comida los dos juntos.

Fórmese una imagen mental. Seleccione una página sin ilustraciones en una novela o cuento (un libro completamente inventado por el autor). Pídale a su hijo que se lo lea a usted en voz alta. Luego, dígale que cierre los ojos y que recree lo que acaba de leer, formándose una imagen mental. Anímelo a “ver” realmente la camisa roja del personaje principal, el pelo castaño del perrito o la tranquila playa donde la familia está pasando la tarde.

Podría incluso dibujar lo que ve.

Pregúntele, “¿Qué crees que pasará después?”

Adquiera el hábito de hacer estas preguntas cuando su hijo esté leyendo. Esto lo animará a pronosticar o tratar de adivinar lo que sucederá más adelante en la historia.

Resuma. Cada vez que usted vea que su hijo ha terminado un cuento, artículo o capítulo de un libro de texto, pídale que le diga lo que ha leído, en sus propias palabras.

Anime a su hijo a leer literatura no novelesca

A medida que su hijo va creciendo, se hace necesario que lea literatura no novelesca (un libro que trata de lugares, acontecimientos o personajes reales). A veces, su hijo tendrá que leer un pasaje de literatura novelesca y contestar preguntas sobre dicho pasaje.

Sin embargo, la gran parte de lo que se lee para una prueba es literatura no novelesca.

Pruebe las siguientes ideas para ayudar a que su hijo se sienta más cómodo leyendo literatura no novelesca:

Muéstrele cómo leer libros que no son novelas o cuentos. Leer libros que no son novelas es mucho más que simplemente leer palabras. Los escritores de este tipo de libros también ponen información importante en los títulos y subtítulos, diagramas y mapas.

Preste atención a los sucesos de actualidad. Hablen juntos de lo que está ocurriendo en el mundo. Luego, anímelo a que se informe mejor. Recorte artículos del diario y déjelos cerca de su puesto en la mesa del desayuno. Si usted tiene acceso a Internet, muéstrele a su hijo cómo buscar artículos y noticias en línea, con su supervisión.

Ponga lado a lado las obras de ficción y literatura no novelesca. Muéstrele a su hijo que la literatura no novelesca es “el cuento detrás del cuento.” Si a él le encantan los animales, lean un cuento sobre un animal.

Luego, escoja un libro que explique cómo viven estos animales en realidad.

Leer ocupa un lugar importantísimo en la vida de su hijo. Si bien la lectura es una actividad divertida, también es vital para triunfar en la escuela. Leer, en particular, es crítico para que los estudiantes se desempeñen bien en las pruebas. Y usted puede ayudar a su niño a mejorar su rendimiento en las pruebas con estas estrategias.

¡No se olvide de leer por placer!

¿Será que leer por placer es importante para las calificaciones de su hijo? ¡Pero claro que sí! Los resultados de un estudio nacional así lo indican:

Los estudiantes que leían por placer todos los días obtuvieron una puntuación más alta que sus compañeros que leían con menos frecuencia.

Los estudiantes que “nunca o casi nunca” leían por placer obtuvieron la puntuación más baja.

Los estudiantes que leían 11 páginas o más diariamente para hacer sus tareas y trabajos escolares, obtuvieron una puntuación más alta que los estudiantes que leían menos.

Aquellos que no completaron sus tareas obtuvieron la puntuación más baja de todas.

Tener en casa una variedad de material de lectura, tal como por ejemplo libros, revistas, diarios y enciclopedias, ¡marca la diferencia!

Ayude a su hijo a leer para recordar

En algunas pruebas, se les permite a los niños consultar el material que han estudiado para responder a las preguntas.

Sin embargo, para la mayoría de las pruebas es necesario que el estudiante recuerde lo que leyó. Para leer con vistas a rendir bien en las pruebas, es necesario tener buenos hábitos de lectura y aplicar varias estrategias de estudio.

Después de que su hijo termine de leer, pídale que:

Repase de otra manera. Volver a leer el material es una estupenda idea. Pero podría aprender todavía más si lo presenta de otra manera. Podría escribirlo, repetírselo a usted o incluso ilustrarlo.

Utilice mecanismos mnemónicos o rimas. Los mecanismos mnemónicos nos ayudan a recordar. Miles de niños han aprendido los nombres de los planetas recordando el verso Mi Vieja Tía Marta Jamás Sirve Unas Natillas Pequeñas. (Los nombres de los planetas empiezan con las mismas letras que las palabras en la oración.)

M = Mercurio = Mi

V = Venus = Vieja

T = Tierra = Tía

M = Marte = Marta

J = Júpiter = Jamás

S = Saturno = Sirve

U = Urano = Unas

N = Neptuno = Natillas

P = Plutón = Pequeñas

Busque el significado de las palabras que no entendió. A medida que su hijo vaya enriqueciendo su vocabulario, podrá comprender mejor y recordar el contenido de todo lo que ha leído.

¿Qué debería hacer su hijo a la hora de la prueba?

Si bien hay sugerencias específicas para abordar diferentes tipos de pruebas, existen estrategias para la lectura que le ayudarán a su hijo a desempeñarse muy bien en cualquier tipo de examen. Encárguese de que su hijo las sepa y las aplique. Él debería:

Leer las instrucciones con mucho cuidado. Luego, debería leerlas otra vez para estar seguro de que sabe exactamente lo que tiene que hacer.

Fijarse en las palabras que le dan instrucciones.

Estas palabras le indican lo que debe hacer, y podrían incluir, compare, enumere, describa, defina y resuma.

Leer todas las preguntas rápidamente antes de comenzar. Debería pensar cuánto tiempo tiene para completar la prueba.

Leer cada pregunta con mucha atención cuando comience la prueba. Debería comprender exactamente lo que dice la pregunta o la afirmación. Luego, debería pensar en la respuesta que él cree es la correcta antes de leer las opciones que se le ofrecen.

Saltar una pregunta si no está seguro de la respuesta.

Primero, debe responder a todas las preguntas que sepa con certeza. Más tarde puede volver a abordar aquellas que se saltó.

Dejar algo de tiempo para revisar sus respuestas. ¿Es que tienen sentido?

¿Las oraciones son completas? ¿Dejó pasar por algo alguna palabra clave como no, por ejemplo, que podría cambiar completamente el significado de la frase?

Buscar calificativos. Por lo general, palabras como nunca o siempre indican que una respuesta es falsa.

Es necesario que su hijo no se olvide de estas dos preguntas muy importantes:

Antes de leer:

“¿Qué es lo que yo ya sé sobre este tema?”

Después de leer:

“¿Qué aprendí?”

____________________________________


Fuente: “Reading 2000 Major Results,” National Center for Educational Statistics, http://nces.ed.gov/nationsreportcard/reading/results/.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: