Ser maestro, condición de honrosa dignidad

channels-922_banner_sup_ADN

Fecha de publicación: Martes, 02 de Junio de 2009

Medio que publica: Alma Mater-Universidad de Antioquia

Sección: Otra

Género periodístico: Noticia

Autoría: Sin firmar

Ser maestro, condición de honrosa dignidad

teacher1


Especial:AlmaMater

.

Página: 24

En el Día del Maestro la Universidad reconoció la Excelencia Docente a los profesores destacados y también rindió homenaje a las profesoras María Teresa Uribe y Beatriz Restrepo Gallego

“Ser maestro es una condición de honrosa dignidad, máxime cuando no hay relación humana más viva y perdurable que aquella que se establece entre el maestro y el discípulo. Allí se crea un poderoso puente de comunicación, una reflexión de largo aliento, una complicidad atemporal que cultiva el crecimiento del espíritu”, expresó el rector de la Universidad de Antioquia Alberto Uribe Correa en la ceremonia solemne en la que el Alma Máter exaltó las calidades humanas y pedagógicas de los profesores distinguidos con la Excelencia Docente y en la que también se tributó un sentido homenaje a las profesoras María Teresa Uribe de Hincapié y Beatriz Restrepo Gallego.

Al entregar la Distinción a la Excelencia Docente y rendir homenaje de reconocimiento a una labor que se constituye en la forma como se irriga el pensamiento dijo el rector, la institución lo hace desde la convicción de que sólo mediante ese ejercicio de compromiso con la calidad es posible la reafirmación del sentido de Universidad en una sociedad y, sobre todo, en un entorno como el nuestro carente de oportunidades y equilibrios para hacer de la educación un derecho legítimo de los ciudadanos.

“Mis palabras tienen como fin unirme al coro de reconocimientos a los maestros del Alma Máter, con una frase que compartí en este valioso recinto universitario, en la pasada posesión como Rector, al afirmar que las Universidades son la llama inextinguible de la utopía de los pueblos y agrego a dicha significación diciendo que son los maestros, la fuerza vital que hace posible que esa llama sobreviva y vierta su luz sobre las sombras del desconocimiento, en la conquista del saber, como la forma de sublimar la experiencia del hombre sobre la tierra”, dijo el rector Alberto Uribe Correa en el tributo a los profesores.

“Nos reunimos para exaltar a los docentes que por sus aportes a la ciencia y a la cultura se hacen merecedores del reconocimiento público; además se constituye en una oportunidad de ubicar sus vidas como ejemplos, dado que su ejercicio ético lo ha alentado un conocimiento al servicio de los demás”, manifestó.

Más que destacar los desarrollos académicos y las vastas hojas de vida de los homenajeados, visibles para la comunidad universitaria y la sociedad por la contundencia de los hechos y obras que las respaldan, el rector Uribe Correa resaltó la inteligencia, la voluntad y el compromiso de espíritu, sin tregua, de los profesores exaltados.

En esa dirección, del médico CARLOS JOSÉ JARAMILLO GÓMEZ, distinguido por el área de la salud, resaltó su espíritu afable y desinteresado, así como su protagónico papel durante muchos años en la Facultad de Medicina, que lo ha llevado por largo tiempo a ganarse un nombre y un respaldo unánime en la comunidad.

“Usted dijo representa la personificación de una ética que habla desde el ejemplo, haciendo de la formación de los alumnos una mística y todo un apostolado coherente con el juramento hipocrático para equipar de significado una profesión que batalla entre los dictámenes del mercado y la frágil pero muy poderosa comprensión del valor de la vida humana. No es fortuito que se le considere un formador de formadores y un ciudadano de nobles convicciones, inspirador de afectos y de las mejores evaluaciones al ejercicio docente”.

Del filósofo JOSÉ JAIRO ALARCÓN ARTEAGA, distinguido por el área de ciencias sociales y humanas, observó que al encontrarse con él se sucede una especie de viaje a los mejores escenarios del diálogo griego.

“Usted hace de la genialidad una expresión natural fuera de poses y es un contemplador de la cotidianidad con apreciaciones que van más allá de los límites que la realidad presenta. Sus méritos intelectuales, su natural agudeza de razón lo ubican como un maestro con mayúscula, merecedor del aprecio de sus alumnos y de la admiración de sus colegas. Su manera de ser y su trasegar en el conocimiento lo hacen único en la diversa y compleja comunidad universitaria. En suma, profesor Alarcón, usted hace del filosofar un ejercicio compartido de la alegría de vivir”, expresó Uribe Correa.

Don Guillermo Hincapié (al fondo en la foto izquierda) recibió en nombre de la profesora María Teresa Uribe de Hincapié el Escudo de Oro con el que la Universidad quiso reconocer la prolongada y fructífera trayectoria de la reconocida docente investigadora de la ciencia política en Antioquia y el país, y quien por motivos de salud no pudo asistir a la ceremonia, pero envió, en cambio, una significativa reflexión, la cual fue leída por una de sus hijas (ver…).

Al economista RAFAEL DARÍO MURIEL FORONDA, Excelencia Docente por el área de ciencias exactas y naturales, economía e ingeniería, y a quien por quebrantos de salud en días pasados se le tributó en el íntimo lugar de su familia un fraternal homenaje con motivo de la distinción, en nombre de los universitarios el rector exaltó y reconoció en él su perseverancia y compromiso con el conocimiento que lo ha llevado a entregar hallazgos muy genuinos en su área de trabajo, la ingeniería ambiental.

“Su producción intelectual se sustenta en una construcción que le ha merecido el respeto y aprecio de sus alumnos y colegas, quienes le profesan un inmenso sentimiento de afecto y admiración”, dijo.

María Teresa y Beatriz
Con igual regocijo y beneplácito, el 15 de mayo, en el Aula Máxima de la Universidad, el Paraninfo, el rector celebró el afecto y reconocimiento que los universitarios también quisieron brindarle a dos mujeres talentosas y entrañables maestras de la ciencia, la cultura y el conocimiento: MARÍA TERESA URIBE DE HINCAPIÉ y BEATRIZ RESTREPO GALLEGO.

“Sin grandilocuencia ni pretensiones desmesuradas que sé que en este caso comprenderían plenamente, estas dos mujeres son la expresión del más alto significado de SER MAESTRO y de los retos que ello entraña. No se puede enseñar lo que no se conoce y más aún no se puede transmitir pasión por lo que no se ama”, expresó Uribe Correa.

Las ilustres profesoras agregó se han constituido para nuestra Universidad en almas tutelares y, aunque para ellas por su modestia resulte exagerado, en pilares en los que hemos encontrado luces en momentos de oscuridad, reflexiones oceánicas en tiempo de crisis o incertidumbre.

Sin duda continuó ellas, en su silencioso camino, han materializado con sus vidas una moral que las hace ciudadanas que se definen con voz propia, y tienen la autoridad que sólo da el conocimiento. Porque más allá de las posturas académicas han sabido enseñar con su vida aquello que hemos llamado agudeza de razón y de actuación, responsabilidad intelectual, disciplina académica y amor por la Universidad.

Ser maestro, condición de honrosa dignidad, Día del Maestro, Universidad de Antioquia, Rector Alberto Uribe Correa, Docentes,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: